CARGANDO

Escriba para buscar

Histórico: el Senado vota si el aborto será legal o se mantendrá en la ilegalidad

Nacionales Noticias

Histórico: el Senado vota si el aborto será legal o se mantendrá en la ilegalidad

Compartir

Luego de tres semanas de debate en las comisiones de Salud, de Justicia y de Asuntos Constitucionales por las que pasaron más de cien expositores a favor y en contra de la legalización, el Senado trata a partir de las 9:30 el proyecto que fue aprobado por la Cámara de Diputados el 14 de junio pasado.
Entre los senadores hubo un acuerdo respecto al tiempo para hablar en el recinto: los presidentes de las tres comisiones que intervinieron tendrán 15 minutos, los jefes de bloque 30 y el resto de los oradores 10 minutos cada uno.
Hasta el momento, 37 senadores y senadoras anunciaron que votarán en contra de la legalización, mientras que hay 31 a favor, 2 indefinidos (Omar Perotti y José Alperovich) y una propuesta alternativa de despenalización presentada por la neuquina Lucila Crexell, mientras que la puntana María Eugenia Catalfamo, que en principio había anunciado su apoyo a la legalización, estará ausente por licencia por embarazo.
La propuesta de Crexell, quien había dicho en un principio que se iba a abstener al momento de votar, abrió una posibilidad más para los legisladores “verdes“, que durante los últimos días buscaron diversas maneras de sumar votos y evitar que un rechazo llano al proyecto lo deje desactivado hasta el año próximo.
En primer lugar, los legisladores a favor con el justicialista Miguel Pichetto a la cabeza acordaron con la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal una serie de cambios al proyecto aprobado por Diputados, a los efectos de sumar voluntades.
Sin embargo, quienes rechazan la legalización no quisieron presentar ningún dictamen en el plenario de comisiones y con ello hicieron que el proyecto con cambios no reuniera las firmas necesarias, por lo que se tratará la iniciativa salida de la Cámara de Diputados, que desde el inicio reunía menos votos.
En este contexto, el proyecto de despenalización presentado por Crexell abre la posibilidad de que tanto los indefinidos Perotti y Alperovich, como algunos de los que están en contra del proyecto de Diputados tomen esta nueva iniciativa como algo intermedio y se pasen a la columna del sí.
La expectativa en torno a la votación -que desde las horas previas se siente en los pasillos del Senado en la tensión que manifiestan algunos legisladores cuando evitan hablar del tema- tiene que ver, principalmente, con la masiva movilización que se prevé para este miércoles en las inmediaciones del Congreso.
Entre los senadores que rechazan la legalización hay algunos que repiten en privado que la negativa absoluta al proyecto en debate puede ser “un mal mensaje para la sociedad”, como lo remarcaron en varias oportunidades los legisladores a favor de la legalización.
La iniciativa aprobada por la Cámara de Diputados establece que la interrupción voluntaria del embarazo a simple solicitud podrá realizarse en hospitales públicos y clínicas privadas de manera gratuita hasta la semana 14 de gestación.
Se establece además un plazo de cinco días desde el momento de la solicitud para que el profesional de la salud o la institución médica lleve adelante el aborto y se impone una pena de entre tres meses y un año de prisión y el doble de inhabilitación para el médico que obstaculice o dilate injustificadamente la práctica.
El proyecto fija la creación de un registro para médicos que se declaren objetores de conciencia frente a esta práctica pero prohíbe la objeción institucional y también la creación de un registro estadístico para llevar un control sobre la cantidad de abortos que se realizan por año.
Sólo se autoriza la interrupción del embarazo después de la semana 14 cuando existan causales graves como el embarazo producto de una violación, la inviabilidad de vida extrauterina para el feto y el riesgo de salud de la mujer.
Si el proyecto fuera aprobado en general se pasará a la votación artículo por artículo, donde se discutirán los cambios acordados: bajar el plazo a 12 semanas de gestación, permitir la objeción de conciencia institucional, eliminar el artículo de las penas para los médicos y la producción pública de misoprostol, para el aborto por vía medicamentosa.
La iniciativa de Crexell propone modificar el Código Penal para establecer que “en ningún caso el aborto practicado por un profesional de la salud en un establecimiento de salud con el consentimiento de la mujer sea punible hasta la semana 12 inclusive del proceso gestacional”.
En tanto, de acuerdo al proyecto, el aborto practicado por un médico a partir de la semana 13 no será punible cuando sea para “evitar un peligro para la vida o la salud de la mujer”, cuando el embarazo “fuere producto de una violación, con el sólo requerimiento y la declaración jurada de la mujer ante el profesional de la salud”.
Con este segundo punto, la senadora por Neuquén intenta introducir en el Código Penal lo establecido por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el denominado “Fallo FAL” sobre aborto no punible.

Por su parte agrupaciones a favor y en contra del proyecto de legalización del aborto preparan multitudinarias movilizaciones en las inmediaciones del Congreso y un cronograma de actividades para “bancar la parada” en un debate que promete pasar a los anales de la historia.
Si bien la hora de concentración indicada tanto por el bando “verde” como el “celeste” para sus simpatizantes coincide con el inicio de la sesión especial, cerca de las 10:00, desde la noche de este martes había cientos de militantes movilizados e incluso algunos ya habían montado un acampe frente al Palacio Legislativo.
La idea es “cuidar” y “marcar” los espacios asignados por las autoridades para cada sector: armado de escenarios y carpas, despliegue de banderas y pegatinas, en paralelo a la puesta en marcha del operativo de seguridad que estará a cargo de la Policía de la Ciudad, mientras que en el interior del Congreso estará, como es habitual, la Policía Federal.
Al igual que en la sesión en la Cámara de Diputados, el Palacio Legislativo y la Plaza del Congreso estarán completamente valladas para prevenir posibles incidentes y, además, para separar a los dos bandos.
La militancia de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito se desplegará a lo largo de la Avenida Callao desde Corrientes hasta Rivadavia, y además ocupará el corredor comprendido entre Rivadavia y Avenida de Mayo hasta la 9 de Julio.
A su vez, un sector concentrará en la 9 de Julio y sus calles adyacentes desde la Avenida Corrientes hasta Avenida de Mayo.
De esta manera, la columna a favor del aborto formará una “U”, aunque en los hechos, desde Avenida de Mayo hacia el norte del mapa será todo territorio “verde”.
Las organizadoras estiman una movilización de dos millones de personas, duplicando la convocatoria de la sesión del 13 de junio pasado en Diputados, cuando se logró la media sanción.
Para alcanzar ese número, cerca de 300 micros repletos de militantes llegarán desde el interior del país para sumarse a la “marea verde”, aunque habrá además movilizaciones de apoyo en varias ciudades del país y en el exterior.
En paralelo, grupos feministas hicieron un llamado a participar de la llamada “operación araña” desde este martes a la noche, en la víspera de la sesión, para que la ciudad “amanezca toda de verde“: la consigna consistía en colocar banderas, pañuelos y carteles en balcones, monumentos, terrazas y rejas alusivas a la campaña por el aborto legal.
La Red de Actrices Argentinas, que viene mostrándose muy activa en la campaña a favor del aborto, participará de actividades en los escenarios Lohana Berkins y Cecilia Lipszyc, mientras que a las 22:00 brindarán una conferencia de prensa en el Hotel Castelar, que funcionará como una suerte de búnker para el bando verde.
El despliegue de la Campaña incluirá tres escenarios y cuatro carpas oficiales, que llevarán los nombres de históricas militantes feministas fallecidas y víctimas de abortos ilegales: Dora Coledesky, Diana Sacayán, Lohana Berkins, Cecilia Lipszyc Safina Newbery, Alieda Verhoeven y Ana María Acevedo.
En las carpas se dictarán charlas y talleres desde las 13:00 hasta las 23:00, y también se venderá merchandising y serigrafías.
Por los escenarios desfilarán solistas, bandas musicales, además de comediantes, poetas y actrices desde las 14:00 hasta la noche: estarán ubicados en Callao y Mitre, Entre Ríos entre Yrigoyen y Avenida de Mayo, y en la 9 de Julio y Avenida de Mayo, y se dispondrán pantallas gigantes para seguir en vivo la transmisión de la sesión.
Participarán bandas como Kumbia Queers, Las taradas, Macumbas, La gran puta y Modestina Aparte, y solistas como Hilda Lizarazu, Ana Prada, Liliana Felipe y Mariana Baraj.
Las postas de salud y seguridad en la vigilia serán cinco: tres se ubicarán sobre Avenida de Mayo en las esquinas de 9 de Julio, Libertad y Paraná, al tiempo que las restantes dos estarán sobre Callao, en las intersecciones con Rivadavia y Bartolomé Mitre.
La Campaña difundió una serie de medidas de autocuidado para minimizar la posibilidad de contratiempos durante la jornada: tomar mucho agua; portar DNI, carga de celular y crédito en la Sube, moverse en grupo, “no responder a provocaciones de los antiderechos”, “no prender fogatas”, no tomar alcohol ni drogas “en exceso” y desconcentrar hacia el norte, para el lado de la avenida Corrientes.
Por otra parte el sector autodenominado “provida”, también calienta motores de cara a la jornada de este miércoles con múltiples acciones bajo la consigna “Salvemos las dos vidas”.
Los militantes celestes tienen asignado el área que abarca desde la Avenida Hipólito Yrigoyen hacia el sur hasta Belgrano, y desde la avenida Entre Ríos hasta la 9 de Julio.
El comando de campaña “provida” estima superar la convocatoria del 13J, y para eso fuentes de la Unidad Provida dicen que hay 300 micros que traerán manifestantes desde distintos puntos del país (estarán autorizados para estacionar en doble fila sobre la avenida Independencia).
Desde las 10:00 comenzará a acercarse gente con el pañuelo celeste y a las 14:00 se iniciará el festival con bandas en vivo y relatos testimoniales.
Se instalarán carpas donde se desarrollarán paneles, charlas y ecografías en vivo, y se ubicarán dos pantallas gigantes en las esquinas de Entre Ríos con Yrigoyen y con Alsina para que los manifestantes puedan seguir la sesión.
Asimismo, habrá una peregrinación denominada “Argentina canta y camina” a partir de las 10:00, desde la Parroquia de San Cayetano, en la calle Cuzco y la esquina con la avenida Rivadavia en Liniers, hacia las inmediaciones del Congreso.
A las 18:00 será el acto central en el escenario montado en Hipólito Yrigoyen y Entre Ríos, y después se invitará a los simpatizantes de la causa “por las dos vidas” a “quedarse hasta la votación“: se les pidió que concurran a las calles con los pañuelos, “mate, guitarra y abrigo“.

Compartir

Comentarios de Facebook

Dejar Comentario

avatar