CARGANDO

Escriba para buscar

Histórico debate en el Congreso sobre la legalización del Aborto, con final incierto y sociedad movilizada

Nacionales Noticias

Histórico debate en el Congreso sobre la legalización del Aborto, con final incierto y sociedad movilizada

Compartir

Durante el plenario de las comisiones de Legislación Penal, Legislación General, Salud y Familia, el proyecto que legaliza hasta la semana 14 de gestación la interrupción voluntaria del embarazo se impuso en cantidad de firmas sobre el dictamen de rechazo que impulsan sus detractores, con lo cual la iniciativa se tratará en primer lugar en el temario de la sesión de este miércoles.
Fueron 64 firmas contra 57, una diferencia que no necesariamente es trasladable a la correlación de fuerzas en el recinto, pero que le da al proyecto de aborto legal un envión muy significativo de cara a un debate histórico, cuyo comienzo está previsto para las 11:00.
Fueron la diputada del Movimiento Evita Lucila De Ponti y la camporista Mayra Mendoza las encargadas de fatigar los pasillos de la sala del anexo para garantizar las rúbricas.
Hemos tenido un debate respetuoso, tolerante, en paz. Le pedimos a todos los que se manifiesten mañana que sigan el ejemplo de los que hicimos este debate. Esperemos que mañana tengamos una sesión en paz. El espacio público es de todos”, afirmó el presidente de la comisión de Legislación Penal, Daniel Lipovetsky, quien moderó el debate del plenario que se realizó en el anexo de la Cámara de Diputados.
Minutos antes, la radical Brenda Austin había hecho lectura del dictamen de consenso, que incorporó los cambios anunciados en los últimos días (por ejemplo la regulación de la objeción de consciencia) y que permitió conquistar algunos votos indecisos.
El dictamen, de 22 artículos, garantiza el derecho de las mujeres o personas gestantes al acceso a la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación.
En el artículo 3, se fijan las excepciones por las cuales no correría ese plazo: por violaciones, ante riesgo de vida o de la salud de la persona gestante, o ante el diagnóstico de “inviabilidad de vida extrauterina del feto”.
El plazo máximo previsto en el artículo 7 para acceder a la interrupción del embarazo en el sistema de salud es de cinco días corridos desde su requerimiento.
Por el lado de los detractores del proyecto, la titular de la comisión de Salud, Carmen Polledo, anunció que el sector autodenominado “pro vida” reunió 581.000 firmas en contra de la legalización del aborto, en tanto que la riojana Karina Molina leyó los fundamentos del dictamen de rechazo.
“La única solución que proponen para las desigualdades e injusticias que describen es el aborto, con un claro mensaje para quienes se enfrente a su propuesta: ´Si no aceptás el aborto, aceptás la muerte de las mujeres que se encuentran en estado de vulnerabilidad´. Una especie de elección obligada entre uno y otro sin posibilidad de opción por ambos”, protestó.
La diputada macrista aseguró que “la cifra de 500 mil abortos está sobreestimada y faltan datos serios y confiables sobre la cantidad de abortos que se realizan en Argentina, de modo que no puede esgrimirse dicha cifra como principal motivación para una decisión en la que están en juego valores tan decisivos”.
En ese sentido, denunció que se utilizan “datos y cifras falsas para instalar en nuestro ordenamiento jurídico el derecho al aborto libre”.
Al plenario de comisiones se ausentaron los diputados Alejandra Vigo (Argentina Federal), Estela Neder (Frente Cívico por Santiago, Jorge Franco (Frente de la Concordia), Juan Mosqueda (Argentina Federal), Julio Solanas (FpV-PJ), Fernando Espinoza (FpV-PJ) y Javier David (Argentina Federal).
El debate en torno al aborto llegará al recinto en medio de fuertes cabildeos por parte de la Iglesia y de sectores allegados, como también de agrupaciones que militan en pos de una despenalización, los que se movilizarán frente al Congreso a la espera de la votación en medio de un importante operativo de seguridad.
Por su parte ocho diputados nacionales que figuraban en la lista de “indecisos” anunciaron que votarán a favor del proyecto de despenalización del aborto y, de esta manera, equilibraron una votación que mantendrá el suspenso hasta el final de la sesión. Se trata de Fernando Espinoza (FpV-PJ), Atilio Benedetti (UCR), Aída Ayala (UCR), Fernando Asencio (Frente Renovador), Mirta Tundis (Frente Renovador), Anabella Hers Cabral (PRO) y Daniel Kroneberger (UCR).

Hasta el lunes, la balanza estaba inclinada a favor del sector que se opone a la iniciativa despenalizadora, pero el aluvión de nuevos votos “pro aborto” en este “supermartes” parlamentario, en el que se realizó el último plenario de comisiones, quebró esa tendencia y lo suplantó por un escenario de extrema paridad, que anticipa una definición cerrada.
Luego de mucho tiempo de reflexión y haber escuchado voces diversas, mi voto es a favor de la despenalización del aborto“, ratificó Espinoza en Twitter, que meditó hasta último momento su voto por su condición de católico y su estrecha relación con distintos sectores de la Iglesia en La Matanza, donde fue intendente.
“Soy católico. Pero los representantes del pueblo debemos legislar en función del bien común y la #JusticiaSocial. El Estado debe garantizar educación sexual en las escuelas para que las mujeres puedan decidir. Tenemos que dejar de lado las creencias particulares“, completó Espinoza.
Quien también se sumó a la “ola verde” fue Asencio, que fundamentó su decisión en “el derecho de las mujeres y la salud pública”.
“Después de mucha reflexión comprendí que lo que se está discutiendo es el derecho de las mujeres y la salud pública, no cuestiones religiosas ni creencias personales. Por eso votaré a favor de la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo“, señaló.
Por su parte, Tundis destacó que “luego de escuchar la opinión de cientos de especialistas y a las mujeres de la Provincia de Buenos Aires” comprendió que el aborto “es una cuestión de salud pública”.
“Estoy a favor de la vida y no quiero más muertes por abortos clandestinos, mi voto será a favor del aborto legal”, concluyó en un mensaje publicado en Twitter.
Por su parte, Benedetti adelantó que si bien no está a favor del aborto, sí votará el proyecto de despenalización: “Esta es una medida que apunta a terminar con la inequidad y discriminación hacia las personas más vulnerables“, remarcó en un comunicado.
También Ayala, cuyo desafuero quedó en suspenso en la Cámara baja, señaló a la prensa local: “Yo no estoy a favor del aborto.
Estoy en contra. Pero sí estoy a favor de la despenalización del aborto si se modifican algunas cosas que tienen que ver con menores y con algunos temas que hoy se van a seguir tratando, y que nos interpela a todos”.
En la vereda de enfrente, el massista Darío Grandinetti, de quien en la previa se especulaba como un posible voto favorable, anunció públicamente que votará en contra del proyecto. “Decidí que no podía acompañar esta ley, en base a las limitaciones que plantea. Que no está determinado cuál es el plan de salud reproductiva, de educación (sexual) que es la parte previa e indispensable en este debate”, argumentó. En la misma línea, el macrista José Carambia hizo público su voto contrario al proyecto y José Luis Ramón (Partido Intransigente), quien cambió de posición en el debate.

El debate del proyecto de despenalización del aborto en la Cámara de Diputados será acompañado mañana por multitudinarias movilizaciones a favor y en contra de la iniciativa, que incluirán acampes y una vigilia en la Plaza del Congreso a la espera de la votación.
Las expresiones que acompañan el proyecto se reunirán frente al Parlamento a partir de las 12:00, en tanto que los que se oponen a la medida convocaron para las 18:00, en medio de una plaza dividida a la mitad para evitar enfrentamientos.
La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito llamó a una movilización en horas del mediodía “para esperar la sanción con un festival y una vigilia”.
“Tras dos meses de debate los diputados pueden dar un paso histórico y legislar por el derecho al aborto, que en la Argentina se ha esgrimido como deuda impostergable de la democracia; la principal reivindicación del movimiento de mujeres, lesbianas, travestis, trans y feminista, y por la cual la mayoría de la población se ha manifestado a favor“, sostuvo la Campaña.
En un comunicado, resaltó que “fue el masivo movimiento de mujeres que lo ha instalado en la agenda política y la Campaña no ha bajado los brazos para que el derecho al aborto sea ley”, afirmó la orgnanización.
“Invitamos a este festival y vigilia en el Congreso y que se extenderá a innumerables ciudades del país. E instamos a quienes son representantes en el Parlamento a que legislen desde el bien común y no desde las creencias personales. Por la vida, dignidad y salud, por la autonomía y el reconocimiento de nuestra soberanía”.
Entre las actividades previstas para la jornada se encuentran bandas en vivo, charlas y talleres, una feria feminista y se transmitirá la sesión.
En tanto, Unidad Provida convocó a concentrarse en las inmediaciones del Congreso a partir de las 18:00 para manifestarse en contra del proyecto.
Organizaciones como +Vida, Jucum (Juventud con una Misión) y Marcha por la Vida impulsan esta iniciativa, que incluirá un acampe frente al Parlamento para recibir a “todos los ciudadanos que se hagan presentes para seguir de cerca el debate en el recinto y eventualmente la votación, que se espera tenga lugar el jueves por la madrugada”.
Colocarán un escenario en Entre Ríos y Alsina, y también habrá carpas temáticas, donde se recibirán donaciones de pañales y leche en polvo para distribuir entre entidades que acompañan a la maternidad vulnerable.
El evento, denominado “Salvemos las dos vidas“, será presentado por la conductora Viviana Canosa y seguido vía streaming y a través de las redes sociales en todo el país y desde el exterior con los hashtags #Salvemoslas2Vidas y #NoalAbortoenArgentina.
En un comunicado, indicaron que se harán ecografías en vivo a embarazadas, habrá testimonios de mujeres que abortaron y “de personas que sobrevivieron a esta práctica”.
Además, desplegarán una bandera de más de cien metros de largo con la inscripción “Salvemos las dos vidas” hasta el desenlace de la votación.
La Plaza del Congreso está dividida por “un corte longitudinal” a partir de las 00:00 de este miércoles para que las dos expresiones puedan ocupar un tramo, según lo dispuso el Gobierno de la Ciudad.
Mientras las agrupaciones a favor ocuparán el tramo que abarca la intersección de Rivadavia y Callo, las que están en contra estarán en Entre Ríos e Hipólito Yrigoyen.

Compartir

Comentarios de Facebook

Dejar Comentario

avatar